Los fusiles militares de percusión fueron un gran avance tecnológico y precursores de los grandes cambios armamentísticos en la segunda mitad del siglo XIX. Podemos considerarlos como armas de transición hacia los nuevos sistemas de repetición y desaparición de la pólvora negra como propelente de las armas ligeras. Su importancia en la historia se debe a lo convulso de las políticas geoestratégicas y los grandes conflictos en que se vieron envueltas. La actual sociedad moderna nos permite revivir y practicar con este tipo de armas con fines puramente lúdicos y deportivos.

 

EPÍLOGO

Aparte de algunas cosas, parece que todos los deportistas que han colaborado coinciden en algunos aspectos, principalmente en lo complejo de la puntería. Ciertamente los fusiles militares no cuentan con las mejores miras para precisar disparos con exactitud milimétrica a 100 metros, pero tampoco la vista de los deportistas que practican Minié es la de un joven de 20 años.

Desafortunadamente la excelencia deportiva con armas históricas de avancarga se consigue no solo con la preparación técnica, sino que requiere de la experiencia y conocimiento de las armas, la balística de los diferentes proyectiles y un largo etcétera. Y ello solo se consigue con el tiempo.

 

Los jóvenes que se incorporan lo hacen en las disciplinas menos complejas, las que denominamos de base. Si aceptan el reto, poco a poco irán pasando a las más especializadas, como lo es Minié, pero eso ocurre con el tiempo. Ojalá a corto o medio plazo se incorporen más jóvenes interesados en el tiro deportivo con armas históricas en cualquiera de sus especialidades.

 

Hemos llegado al final del trabajo sobre la disciplina MLAIC que se practica con fusil militar de percusión a la distancia de 100 metros en posición de tendido, Minié. Para algunos difícil y complicada, para otros interesante aunque compleja, en cualquier caso no deja indiferente a ningún aficionado.

 

Somos conscientes de lo incompleto de este proyecto, especialmente a ojos de los aficionados que se inician, pero es a lo que llegamos. Escribir más sobre cualquier capítulo no hubiera hecho más que engrosar de forma innecesaria este trabajo.

 

La preparación, el entrenamiento, la capacidad de reflexión y el estudio nos conducirán, sin duda alguna al éxito deportivo si es que ese es nuestro objetivo.

 

Sin embargo es el tiro informal el que más adeptos reúne esta especialidad deportiva, y no por evitar la competición dejan de buscar las más altas prestaciones, como reto personal de superación o como simple entretenimiento.

 

Cuando me propuse escribir y editar este, finalmente, extenso trabajo, nunca pensé que me llevaría tanto tiempo y dedicación. Pero de alguna manera también me ha servido para rememorar esos instantes y vivencias que solo las imágenes son capaces de ayudarnos a encontrar la ruta del recuerdo. Rememorar estos tiempos me ha hecho feliz.

 

Cada nuevo proyecto me supone un esfuerzo mayor, aun así espero que Minié no sea el último, y que los aficionados presentes y futuros valoren la dedicación.

 

Saludos y un fuerte abrazo para todos. 

José Ramón Galán Talens

 

Proyectiles de expansión para fusiles de ordenanza centroeuropeos en los que se indica la carga y peso del mismo.

 

 

Cartagena en la década de los 90 era un club muy potente y donde se celebraban campeonatos importantes. Acaso, Astudillo, García, Barquín y Martínez Salvador posando en la austera cancha de 100 metros.

 

Campeonato de España 2018, CEAR Granada. Nunci totalmente absorta en la presión que ejerce sobre el proyectil.

 

 

 

Enfield P53 modelo de infantería o tres anillas.

 

Regresar índice Minié


Administrador web.- José Ramón Galán

Página de inicio

Prohibida la reproducción total o parcial.
Copyright 2020. Todos los derechos reservados.