Los fusiles militares de percusión fueron un gran avance tecnológico y precursores de los grandes cambios armamentísticos en la segunda mitad del siglo XIX. Podemos considerarlos como armas de transición hacia los nuevos sistemas de repetición y desaparición de la pólvora negra como propelente de las armas ligeras. Su importancia en la historia se debe a lo convulso de las políticas geoestratégicas y los grandes conflictos en que se vieron envueltas. La actual sociedad moderna nos permite revivir y practicar con este tipo de armas con fines puramente lúdicos y deportivos.

 

Chimeneas

La chimenea, así como la llave de percusión en su conjunto, son los responsables de iniciar el disparo y tienen su importancia en el comportamiento general del rifle. 

 

Respecto de la llave no hay mucho que decir salvo que en las réplicas hay que comprobar que el martillo percuta de forma potente, centrado y perpendicular a la chimenea. De esta forma nos aseguramos de un correcto encendido.

 

Puede parecer obvio, pero hemos detectado un buen número de réplicas actuales donde el disparo es defectuoso, incluso con retardos, debido a que el martillo no incide centrado y plano sobre la chimenea. Un deficiente ajuste o diseño, suelen ser los responsables.

 

En los fusiles originales no suele apreciarse dicho problema debido a la mayor exactitud en los ajustes, y a los severos controles de calidad a que fueron sometidos en su momento. Los veedores militares rechazaban el fusil completo cuando apreciaban la más mínima deficiencia. Actualmente los usuarios de réplicas no tenemos este derecho.

 

Dicho esto sobre las llaves de percusión, analicemos la importancia de la chimenea en el tiro de competición. Inicialmente los fusiles militares fueron dotados de chimeneas de hierro con una comunicación cuyo diámetro suele ser igual o superior al milímetro. Fueron pensadas para aprovechar la gran cantidad de fuego generado por el fulminante de cuatro alas y así evitar fallos de ignición, y es que en condiciones de campaña, el mantenimiento, del arma y las municiones, no siempre era el mejor. La lluvia, el barro y largas marchas sin duda tendrían consecuencias, y la posibilidad de restos sólidos o humedad en el interior de la recámara eran muy altos. Un pistón potente podía reducir los fallos si el canal era suficiente para dejar pasar la gran cantidad de fuego que genera.

 

Sin embargo, hoy en día y para la práctica deportiva, existen otros requerimientos, incluida una mayor seguridad para el tirador. La pólvora negra comercial que empleamos actualmente suele ser de gran calidad y pronta. Es por ello que se usan mayoritariamente chimeneas con un canal de comunicación que oscila entre los 0,7 y los 0,8 mm. Este menor diámetro del canal no perjudica el encendido de la carga y si limita mucho el rebufo de gases y partículas que salen por la chimenea.

 

Estas chimeneas de canal reducido nos ayudan a conseguir una mayor regularidad en los resultados. Suelen estar fabricadas con materiales resistentes al desgaste prematuro y a la corrosión. De acero, de bronce-berilio y las especiales con núcleo de tungsteno. Todas las de calidad vienen de origen con un taladro de 0,7 mm para que el tirador las emplee de esta manera, o bien las adapte ampliándolo a sus requerimientos. Generalmente 0,8 mm es el canal más adecuado. Por seguridad no debemos emplear chimeneas con canal de fuego igual o superior a un milímetro, por lo mencionado anteriormente y relativo al rebufo de gases y partículas a alta velocidad. 

 

Personalmente no tengo un criterio estricto en cuanto al material en que están construidas las chimeneas que empleo, generalmente todas las de calidad sirven y de todos los modelos tengo. Si soy muy exigente en que el fulminante asiente bien y sin necesidad de forzarlo. También prefiero tirar con chimeneas nuevas con el canal original de 0,7 m/m y no me gusta que lleguen a 0,8, aunque el rifle funciona perfectamente con esta última medida, incluso puede que mejor.

 

Unas vueltas de cinta de teflón en la rosca mejoran la estanqueidad de los gases a presión generados por el disparo, además facilitarán la posterior extracción cuando requieran mantenimiento. Todo lo dicho vale para cualquier fusil militar, original o réplica.

 

Como anécdota a tener en cuenta, citar que durante la prueba de un fusil nuevo, la réplica del Württenbergischen, percibí cuando disparaba el impacto de residuos y gases en la cara, debajo del ojo derecho. En un primer momento lo achaqué a un problema puntual con el fulminante, pero me ocurrió en varias ocasiones hasta que me entró una partícula en el ojo, afortunadamente sin consecuencias. Llevaba puestas las gafas de tiro, pero si observamos la construcción del martillo, tiene una falda para canalizar este rebufo hacia abajo, y de rebote hacia atrás.

Tras finalizar la sesión de tiro desmonté la chimenea para inspeccionarla y, para mi sorpresa, descubrí que el canal de fuego era superior al milímetro y causante del excesivo escape de gases y restos que de ninguna manera podemos considerar aceptable para la práctica deportiva, es un peligro.

La substituí por una de calidad y canal reducido, y nunca más se me ha presentado este problema. Es por ello que las aconsejo encarecidamente, pues la seguridad es primordial, y los ojos insubstituibles.

 

No me atrevo a escribir que con las modernas chimeneas de canal reducido se consiga una mayor precisión, no lo creo. Pero si es muy posible que se consiga una mayor regularidad y exactitud en los resultados, pero es una mera hipótesis que no puedo documentar.

Lo que si puedo afirmar es que los grandes campeones dan mucha importante a este elemento y son ellos los mayores consumidores de chimeneas de calidad, no necesariamente entubadas, que tienen un precio elevado, cualquiera de las de acero o berilio siempre que tengan uniformidad y un taladro exacto a sus requerimientos. Como he mencionado anteriormente, un canal de entre 0,7 y 0,8 es lo que se prefiere.

Algunos otros deportistas de original se decantan por taladros sensiblemente mayores, pero no exagerados.

 

¿Donde puedo comprar chimeneas de calidad? Suponemos que cualquier armero podría traerlas, pero desconozco ninguna armería española que se haya especializado en ello. El comodín para todo será Stifters, que lleva décadas suministrando todo lo necesario a los tiradores deportivos de avancarga, y no solo lo que les resulta rentable.

Distintos tipos de chimeneas para fusil militar. Todas ellas consideradas de competición, lo que significa que el canal de fuego es igual o inferior a 0,8 mm.

 

 

 

 

Zouave original sin la chimenea. se aprecia el canal que comunica la cámara de explosión con la recámara.

 

 

Chimeneas para fusil militar. Berilio, acero y entubada en tungsteno. Esta última usada y con un cierto desgaste.

 

 

Chimeneas de bronce-berilio para competición.

 

 

 

 

 

Ensayando con el Lorenz Infantry 1854. Observese la cantidad de restos que salen con una chimenea de calidad y canal de 0,8 mm.

 

 

Llave del Rémington Zouave, potente y centrada.

 

 

 

Proyectiles usados en la guerra civil americana. Aunque parecen partir de un modelo base, todos son distintos en lo que se refiere al comportamiento de la balístico de exterior y de efectos.

 

Regresar índice Minié


Administrador web.- José Ramón Galán

Página de inicio

Prohibida la reproducción total o parcial.
Copyright 2020. Todos los derechos reservados.