Los fusiles militares de percusión fueron un gran avance tecnológico y precursores de los grandes cambios armamentísticos en la segunda mitad del siglo XIX. Podemos considerarlos como armas de transición hacia los nuevos sistemas de repetición y desaparición de la pólvora negra como propelente de las armas ligeras. Su importancia en la historia se debe a lo convulso de las políticas geoestratégicas y los grandes conflictos en que se vieron envueltas. La actual sociedad moderna nos permite revivir y practicar con este tipo de armas con fines puramente lúdicos y deportivos.

 

Armas réplica en competición

Entre las réplicas existe una menor diversidad, pues no se reproducen todos los modelos que existieron, tan solo algunos. Tiempo atrás fue el Enfield P53 producido por varios fabricantes el que se impuso, principalmente el Parker Hale. También los Springfield 1863 y Zouave de producción española e italiana. Estos últimos desaparecidos ambos de la competición por diversos motivos.

Afortunadamente desde hace unos años se están produciendo réplicas de algún modelo centroeuropeo, Württenbergischen y Lorenz, que se están imponiendo por varias ventajas técnicas. El primero de ellos también con una amnistía que finaliza en diciembre de 2020 por una discrepancia sobre la posición del alza. Esta debe retrasarse aproximadamente 9 centímetros respecto del lugar que ocupa.

El mismo fabricante, Pedersoli, ofrece otros varios modelos que presuponemos deben tener calidad suficiente para competir.

 

4.7. Las armas de fuego.

E. Reproducciones

A) Réplicas de Rifles Militares

Estos son los rifles de dotación de tropa incluyendo el Enfield Volunteer (calibre .577), para su uso en la clase de réplica de las competiciones nº 1, 3, 31, 32, 37 y 40 (Miquelet, Minié y Lamarmora, el resto son las pruebas por equipos con estas mismas armas), sujetos a lo siguiente:

I) Las réplicas de rifles militares seguirán minuciosamente los patrones originales del servicio militar, las especificaciones y tolerancias. El paso de estrías y el número de ellas deberán reproducir el patrón original, a pesar de que la profundidad del fondo de estría pueda ser diferente.

II) Las modificaciones de menor importancia limitadas a las miras delanteras o traseras tendentes a mejorar el punto de impacto son permisibles, siempre que se conserve la configuración y perfil original.

IV) No se permiten gatillos al pelo (sensibilizador de disparo), las carrilleras y las almohadillas de culata, limpieza entre disparos y embudos de carga largos. Sin embargo, se permiten embudos de carga de un máximo de10 cm de longitud

V) El diámetro del ánima será superior a 13,5 mm (0,5315 ").

 

 

En los últimos campeonatos internacionales, de 2015 a 2018, más de un 75% de los tiradores participantes han empleado réplicas de Pedersoli de calibre .54. Mientras que en el mundial 2002, primera temporada de la que tenemos referencia de las armas empleadas por los participantes, el mismo porcentaje de tiradores empleaba el Enfield de Parker Hale.

 

Y a pesar del cambio de tendencia, las marcas no han subido de forma substancial, de hecho son similares con altibajos normales. Sin embargo las modernas réplicas centroeuropeas tienen un conjunto de miras muy avanzadas y con una mira trasera que tiene la posibilidad de ajuste en altura y deriva de forma relativamente sencilla. Ello los hace muy simples de ajustar y poner a tiro, incluso para el aficionado más principiante. Esta posibilidad permite el reajuste si por algún motivo cambiamos el proyectil y/o la carga.

 

Personalmente creo que esta simple ventaja en el alza, es la que ha desbancado a los Enfield de la alta competición. Las réplicas del fusil inglés, como las de los americanos, carecen de ningún tipo de ajuste en deriva, más allá de subir la trampilla del alza para disparos a larga distancia, pero se trata de una corrección burda y no de precisión.

Militarmente cumplió su objetivo sobradamente, no en vano está calificado como uno de los mejores fusiles militares de la época. Sin embargo ahora los usamos para un tiro lúdico y de competición donde valoramos más otros aspectos distintos de la robustez en campaña. Y poner a tiro un fusil sin posibilidad de ajustar los elementos de puntería es un asunto complejo y que requiere de mucha habilidad para llevarlo a cabo sin contravenir las normas.

 

El Württenbergischen primero, y ahora el Lorenz, ambos de calibre .54, no son mejor ni peor que otros modelos de prestigio. Los cañones son similares y los pasos de estría también. Lo que les pone en una situación de ventaja es el alza ajustable, germen de los modelos cantonales Jägerstutzen. Una clara ventaja que valoran los tiradores deportivos.

 

Se han producido réplicas del Rémington 1863 Zouave, en Italia y también España, pero no han destacado demasiado, más bien lo contrario. Aunque no estoy totalmente seguro, creo que los fabricantes se tomaron excesivas licencias a la hora de modificar algunos aspectos que los hicieron incompatibles con el reglamento MLAIC, concretamente en aspectos que afectan a las miras y el ánima. En cualquier caso no son representativos en las competiciones internacionales, que son las que tomamos como referencia por su importancia y por disponer de suficientes datos para contrastar.

 

No analizamos ningún modelo porque consideramos que todos pueden cumplir perfectamente con su cometido. Especialmente si dedicamos el tiempo necesario a encontrar la carga y proyectil con los que mejor se comporte en cuanto a precisión y regularidad en los resultados.

 

 


Campeonatos Internacionales 2000 a 2019. Resumen Minié réplica.
Seis primeros clasificados cuando se conoce el arma empleada, o bien tiradores españoles clasificados.

 

 

 


Campeonatos Nacionales 2000 a 2019. Resumen Minié réplica. Tres primeros clasificados.

 

 

El tiro a 100 metros requiere de un rifle de altas prestaciones, no nos vale cualquier réplica. Si para el tiro a 50 metros dijimos que cualquier réplica era capaz de impactar en zona de 9, para 100 metros esto ya no nos vale. Cualquier réplica no es capaz de situar todos los impactos en zona de negro. Tendremos que buscar un rifle de una cierta calidad, y no solo en sus componentes, también su montaje debe estar bien ajustado y sin tensiones. Pues los cañones de los fusiles militares suelen estar sujetos a la caña de la culata mediante anillas, y un ajuste forzado provoca dispersión de los impactos por las diferencias que existen entre ellos cuando se dilatan o contraen por el calor generado por los disparos. También la humedad puede afectar agravando lo mencionado.

Un buen ajuste será aquel donde el cañón se asiente en la caña sin tensiones, y podamos montarlo y desmontarlo sin forzar nada. Las anillas deben poder extraerse y montarse sin necesidad de herramientas, pues para ello se diseñaron de tal manera.

 

El conjunto del arma debe estar construido con exactitud y disponer de un cañón de calidad y un ánima perfectamente tallada y pulida. Es por ello que debemos meditar mucho el arma que vamos a emplear, y tomar la decisión en función de nuestro criterio o necesidad, no es lo mismo un rifle destinado a la competición que uno para tiro de entretenimiento.

En el apartado de los originales no he sido tan desconsiderado, ello es debido a que la mayoría de ellos, por no decir todos, están bien construidos y pasaron en su momento estrictos controles de calidad. De hecho el ajuste del cañón a la caja suele ser perfecto, así como la llave y demás elementos.

Sin embargo en las réplicas, incluso en las de elevado precio, la calidad suele ser mejorable, y aquí no hago excepciones. Aunque tal vez salvaría los fusiles Enfield de Parker Hale. El resto son réplicas destinadas al comercio, y muy probablemente necesitarán de continuo mantenimiento y algún reajuste por nuestra parte. Las réplicas producidas en la actualidad son de calidad muy inferior a los modelos originales destinados al ejército. 

El rifle ideal debe disponer de un cañón exacto y pulido según los estándares, caja bien ajustada y sin tensiones metal-madera. Una llave bien construida y ajustada que percuta centrada con fuerza y un disparador duro, pero de salida limpia. Todo ello redundará en unas sesiones de tiro satisfactorias. Por el contrario, con un fusil deficiente es muy difícil conseguir la precisión y regularidad necesarias, que en definitiva es lo que buscamos, tanto si es para tiro de competición como si lo es para entretenimiento.

 

Ya resumiendo, en la actualidad los fusiles más empleados en la especialidad de Minie réplica son el Württenbergischen de Pedersoli y el Enfield P53, este último producido por varios fabricantes de calidad contrastada, Parker Hale, Neuman y Hege.

Otro modelo de réplica que se está imponiendo, es el modelo Lorenz de calibre .54. Un buen fusil, sensiblemente más corto que el Württembergischen y con el mismo paso de estrías que el Enfield 1/78.

Antonio Cerdán con su nuevo Lorenz que no para de darle satisfacciones. Aunque según el mismo dice, aun se están "conociendo".

 

 

 

 

Campeonato de España 2013 disputado en el CEAR "Juan Carlos I" de Las Gabias-Granada.

 

 

Campeonato de España 2013 disputado en el CEAR "Juan Carlos I" de Las Gabias-Granada. Timo Naatanen con su Württembergischen clasificó en 3ª posición con una marca de 89 puntos.

 

 

Campeonato de España 2013 disputado en el CEAR "Juan Carlos I" de Las Gabias-Granada.

 

 

Mundial 2004. Batesville-Indiana-EE.UU. Feria de armas montada en el exterior de las instalaciones de tiro. Admirando un curioso modelo que desconocía, un Rémington 1863 (Zouave) que se produjo para el Gobierno de España con un alza de escalera similar a la del P53.

 

 

 

Campeonato de España 2004 disputado en Mallorca. Juliá participa en Minié con un Württembergischen de calibre .54

 

 

 

Mundial 2004. Batesville-Indiana-EE.UU. Feria de armas montada en el exterior de las instalaciones de tiro. Admirando un curioso modelo que desconocía, un Rémington 1863 (Zouave) que se produjo para el Gobierno de España con un alza de escalera similar a la del P53.

 

 

 

Campeonato de España 2013 disputado en el CEAR "Juan Carlos I" de Las Gabias-Granada. Cerdán participa con un Lorenz 1854

 

 

 

Algunos de los fusiles empleados en la guerra civil americana. El bando confederado fue el que empleó mayor diversidad de fusiles, debido principalmente a que los centros de producción estaban mayoritariamente en los estados del norte. La mayor parte del armamento individual tuvieron que importarla de Europa, modelos de Enfield y Lorenz principalmente.

 

 

 

 

Proyectiles minié recuperados de la guerra civil americana. Todos tienen la particularidad de haber sido extraídos del interior del cañón por haber podido ser disparados. Esto ocurría con frecuencia en campaña, debido principalmente a suciedad acumulada en el interior de la recámara.

 

 

 

 

Campeonato de España 2019 disputado en el CEAR "Juan Carlos I" de Las Gabias-Granada. Cancha de 100 metros durante una entrada de Minié

 

Regresar índice Minié


Administrador web.- José Ramón Galán

Página de inicio

Prohibida la reproducción total o parcial.
Copyright 2020. Todos los derechos reservados.