José Ramón Galán Talens

17 de mayo de 2018 

En el mundo antiguo la práctica de cualquier deporte y entre ellos el tiro, no era más que una especie de preparación para el combate. Los avances de la sociedad moderna nos permiten practicarlos con fines puramente lúdicos que conocemos como deporte.

Secuencia de carga de una pistola de chispa

No existe una secuencia de carga única. Cada tirador lo hace a su manera y todas son buenas, pues todas persiguen el mismo objetivo, cargar rápido y disparar con la máxima precisión los trece disparos en los 30 minutos que dura la prueba. En general no suele diferir mucho entre unos y otros.

Lo más importante será estar familiarizado con el procedimiento para evitar pérdidas de tiempo innecesarias que nos perjudiquen. A medida que avanza la competición es cuando suelen presentarse las incidencias, por agotamiento de la piedra u otras variables inherentes al tiro con este tipo de armas.

 

El proceso de carga que voy a describir, es el que empleo habitualmente en los entrenamientos y competiciones:

 

      Antes de efectuar el primer disparo, limpio el ánima del cañón introduciendo con la baqueta un trapo de bayeta seco para eliminar restos del aceite que pudieran existir.

        Compruebo la hoja de tiro. En ella llevo anotado todas las particularidades de la carga, puntería, agarre y otros recordatorios que se hacen necesarios cuando se practica el tiro con un gran número de armas.

3º        Preparo en la mesa unas piedras de recambio, un cuero de mordaza nuevo, el afilador, el martillo y el destornillador por si hubiera que cambiar la piedra. También un trapo de bayeta con unas gotas de aceite WD-40 con el que limpiaré la piedra y la cara de fricción del rastrillo tras cada disparo.

4º       Con el martillo (pie de gato) en la posición de medio armado o seguro, inserto un alambre en el oído para evitar que se obstruya durante la carga, y seguidamente vierto en el cañón la dosis de pólvora que llevo en cargas pre-dosificadas. Empleo un embudo prolongador para que la pólvora se deposite directamente en la recámara.

       Sobre la boca del cañón sitúo un calepino (envuelta del proyectil) humedecido en agua ligeramente jabonosa.

        Sobre el calepino centro el proyectil esférico de calibre adecuado al arma. Lo inicio y termino de bajarlo con la baqueta hasta que descanse firmemente sobre la carga. En la actualidad simplifico el paso 5 y 6 llevando los proyectiles envueltos y precargados en unas formas de nylon, con lo que solo tengo que poderlas sobre el cañón y bajar el proyectil. Ver más.

        Levanto el martillo hasta la posición armado, cebo la cazoleta con polvorín, extraigo el alambre del oído, bajo el rastrillo, apunto y ejecuto el disparo.

        Después del disparo limpio el filo de la piedra y la cara de fricción del rastrillo para eliminar los restos de combustión, dejándolos preparados y en condiciones para el próximo disparo. Para ello empleo un trapo de bayeta con unas gotas de aceite WD40 que es un potente disolvente a base de hidrocarburos que no perjudica la acción de la llave.

 

 

Cuando empleo proyectil forzado, realizo el mismo proceso exceptuando la envuelta y utilizando un proyectil de distinto calibre, sensiblemente mayor y lubricado. En este caso suelo emplear una dosis de sémola entre la carga y el proyectil.

Destacar que cuando empleo este sistema, también limpio entre disparos, de lo contrario a los pocos disparos me cuesta bajar el proyectil.

 

 

¿Parece complejo el proceso de carga?

No, no lo es en absoluto. Lo parece al verlo escrito, pero es un proceso muy mecanizado que no suele generar más incidencia que algún disparo con retardo por desgaste prematuro de la piedra o simplemente por estar embotada.

 

¿Como instalamos la piedra para no tener este tipo de problemas?

En general debe estar instalada de forma que ataque la cara del rastrillo en el sitio que sabemos que mejor funciona en nuestra pistola, generalmente un punto entre el centro y el tercio superior.

Muy importantes son las zapatas de cuero, pues son las que mantienen la piedra asegurada a las mordazas. Además permiten cambiar el ángulo de ataque, variando el grosor o empleando añadidos del mismo material.

Comprobar siempre que la piedra está firmemente sujeta en las mordazas.

 


José Andréu en una sesión de entrenamiento. En la mesa todo lo necesario para resolver la tirada.

 

 


Campeonato de Europa 2005, Pforzheim-Alemania. En la mesa todo preparado para la carga y para resolver cualquier incidencia.

 

 


Proyectiles envueltos, humedecidos y preparados para ser cargados directamente en la pistola.

 


Campeonato de Europa 2005, Pforzheim-Alemania. En los estand montados al efecto se podían admirar y/o adquirir casi cualquier tipo de arma de avancarga, principalmente originales.

 


Zapatas de cuero para sujetar la piedra en las mordazas. Algunas con añadidos del mismo material para cambiar el ángulo de ataque de las piedras.

 

Secuencia de carga

 

 

Regresar  Cominazzo


Administrador web.- José Ramón Galán

Página de inicio

Prohibida la reproducción total o parcial.
Copyright 2018. Todos los derechos reservados.