José Ramón Galán Talens

17 de mayo de 2018 

En el mundo antiguo la práctica de cualquier deporte y entre ellos el tiro, no era más que una especie de preparación para el combate. Los avances de la sociedad moderna nos permiten practicarlos con fines puramente lúdicos que conocemos como deporte.

El cañón de ánima lisa

Es una de las partes vitales del arma, y en este caso lo es en mayor medida, puesto que no dispone de estrías que guíen y estabilicen el proyectil en su vuelo hacia el blanco. Dicho esto, los cañones de ánima lisa fían todo en su perfecta ejecución, es decir, en un perfecto calibrado y pulido sin imperfecciones que puedan comprometer su comportamiento en condiciones de tiro de competición.

 

Para las armas deportivas actuales se emplean aceros de máxima calidad y procesos de calibrado muy precisos. No digo nada sobre el pulido a espejo porque en general forma parte del mismo proceso de calibrado. La manipulación posterior cambiaría las dimensiones internas y arruinaría el ánima.

De su perfecta ejecución dependerá su precisión y regularidad, pues un calibrado exacto, recto y sin asimetrías en el mecanizado exterior, permite el empleo de proyectiles más ajustados y será más preciso y regular. Mientras que el perfecto pulido del ánima dificulta el acúmulo de residuos de combustión, que en la pólvora negra son muy importantes.

 

La calidad del acero también tiene su importancia, incluso mayor que en los cañones estriados. Ello es debido a las fuertes cargas empleadas y los residuos que genera la combustión del propelente que empleamos, la pólvora negra. Todos los aceros son sensibles, unos más que otros, a los procesos químicos que generan los residuos salino-sulfurosos, altamente higroscópicos y que potencialmente se comportarán como un electrolito en determinados ambientes y condiciones. Sus efectos se pueden minimizar desactivándolos con aceite o mejor aun cuando son eliminados con prontitud.

 

El cañón propiamente dicho lo conforma el conjunto del tapón de la recámara (culatín), el tubo calibrado y el canal de fuego (oído). La recámara suele formar parte del culatín y ha sido la parte sobre la que más cambios se han realizado, me refiero a cambios de época, pues en la actualidad suele emplearse el paso directo del fuego a la base de la recámara, que es un estrechamiento en la base del ánima.

 

En la primera mitad del siglo XIX coexistieron las armas de percusión con las de chispa ya muy evolucionadas. Los grandes armeros, Mantón, Egss, Mortimer, Harding etc.., se esforzaron en conseguir el arma perfecta y sin fallos de ignición. También idearon diferentes formas de recámara con amplificador de encendido "booster", que no era más que una pequeña cámara de aire interna que trataba de impedir los disparos fallidos.

Los pretendidos avances técnicos, no lo fueron tanto, tan solo meras hipótesis que en la mayoría de los casos no obtuvieron el éxito esperado. El cañón de ánima lisa que mantienen las armas de chispa, tampoco ayudaron en esta especie de competición, y finalmente las armas de percusión y cañón estriado, más potentes, económicas y prácticamente infalibles, se impusieron.

 

Las pistolas de chispa fabricadas durante el segundo tercio del siglo XIX alcanzaron las más altas cotas de perfección, y aun hoy en día son piezas dignas de admiración, y muy pocas han sido reproducidas por el alto coste que ello supondría.

 

Las armas originales que se emplean actualmente en competiciones MLAIC, son en general modelos de última generación, con llaves muy elaboradas y cañones de alta calidad. Algunas de ellas, la mayoría, son un espectáculo a la vista por la belleza de líneas y el cuidado detalle de todos y cada uno de los elementos que la componen, madera y metales. Es muy difícil ver dos iguales salvo que provengan de un mismo estuche. La mayoría de ellas son de calibre moderado, oscilando entre los 12 y los 14 m/m, si bien últimamente compiten muchas pistolas de 11,5 mm de calibre.

 

Entre las réplicas existe menos variedad, y no ha sido por selección natural, sino por una demanda muy ajustada que limita la competencia y por ello la capacidad de producción. Aun así debemos estar agradecidos, pues sin las competiciones MLAIC, la oferta de los fabricantes sería aun menor o incluso inexistente, pues el principal mercado lo marcan las competiciones amparadas por este organismo, algo que en algunas tertulias se suele olvidar.

 

¿Cómo podemos saber el estado del ánima del cañón?

Buena pregunta. Aparentemente todos se ven bien a simple vista con la linterna de cañones. Las pequeñas imperfecciones se aprecian cuando pasamos con la baqueta un trapo de bayeta muy ajustado a través del ánima. Es entonces cuando “sentiremos” a través de la baqueta cada una de las imperfecciones, sean ondulaciones, erosiones por corrosión y/o deficiente manufactura.

 

¿Que pistola lleva el mejor cañón?

En general es una de las partes del arma de mayor valor, por lo que los tubos de mayor calidad, son montados en las armas de precio más elevado. Esto parece una obviedad, pero conviene recordarlo a la hora de adquirir un arma para competición. Sin embargo para el tiro de entretenimiento, valen todos los modelos, pues no se persigue una regularidad más allá de que disparen de forma segura. En cuanto a los metales, tipo y mecanizado, tampoco existen grandes diferencias, pues los procesos están muy controlados. Sin embargo para los tubos de mayor calidad se emplean los mejores aceros y mecanizan con tolerancias más ajustadas.

 

 


Boca del cañón de una pistola Manton de ARSA, donde se aprecia la contundencia y belleza de líneas.

 

 


Estado en el que queda una pistola de chispa tras una sesión de tiro. Los restos de la combustión están por todas partes, visibles e invisibles.

 

 


Tipo de recámara estandarizado en la actualidad, es el más sencillo, el más rápido y el que menos problemas de encendido genera.

 


Durante la primera mitad del siglo XIX se hicieron muchas pruebas con distintas recámaras para competir con las armas de percusión, sin embargo ninguna resultó suficientemente efectiva, incluso lo contrario, fallo de encendido y retardos era lo más común.

 

 


Boca del cañón de una pistola Lepage de Pedersoli, donde podemos apreciar el "avellanado" de la misma para facilitar el proceso de carga.

 

 


Pistola original firmada por Mortimer London. Siendo una pistola de ámbito civil, conserva la baqueta solidaria de los modelos militares para evitar su pérdida.

 


Mundial 2012 Pforzheim-Alemania. Un instante de una de las entradas de concurso de Cominazzo.

 

 

Regresar  Cominazzo


Administrador web.- José Ramón Galán

Página de inicio

Prohibida la reproducción total o parcial.
Copyright 2018. Todos los derechos reservados.